Las Vecindades vitorianas. Una experiencia histórica de comunidad popular preñada de futuro | Traficantes de Sueños

by karlotti

Las Vecindades vitorianas. Una experiencia histórica de comunidad popular preñada de futuro | Traficantes de Sueños.

 

 

Las Vecindades vitorianas. Una experiencia histórica de comunidad popular preñada de futuro | Traficantes de Sueños

Este es uno de los caminos mas luminosos, y mas a mano que tenemos para jamas aplazar la vida, jamas hipotecarla a la espera del Paraíso.

LAS VECINDADES VITORIANAS. UNA EXPERIENCIA HISTÓRICA DE COMUNIDAD POPULAR PREÑADA DE FUTURO

Imagen

Hace más de seis siglos, las personas que habitaban Vitoria, en un contexto en el que debían afrontar grandes riesgos y carencias en su vida cotidiana para sobrevivir, fueron capaces de auto organizarse y constituir una comunidad vecinal -las vecindades vitorianas- con la que, sin la intervención ni dependencia de poder institucional alguno, hacer frente de forma colectiva y mediante el apoyo mutuo a los retos que esa supervivencia les planteaba. Sin embargo, la historiografía no ha prestado atención suficiente a cuestiones básicas que se abordan en estas páginas: su repercusión en la vida de aquellas gentes, las razones que llevaron a su creación y, posteriormente, a su declive y desaparición. Cuando el colectivo vecinal del Casco Viejo vitoriano denominado Egin Ayllu se planteó este libro, su objetivo no podía ser otro que fijar la mirada en diferentes culturas, tiempos y latitudes para ver hasta qué punto las formas de organización comunitaria han sido una constante en la Historia. Ca-da vez que las colectividades han tenido que hacer frente a sus necesidades y sueños han utilizado algo tan básico como el puro sentido común y las herramientas que le son más propias: la solidaridad, el trabajo y la fiesta compartidos. Este libro también nos plantea cómo podemos aprender hoy en día de los errores y aciertos que nos ofrecen las experiencias históricas y nos anima a «ponernos manos a la obra en esa apasionante tarea de autoorganizarnos, para que el presente y el futuro de nuestros barrios lo decidan sus propios vecindarios».

Con la participación de Antonio Escalante (Egin Ayllu) y Emmánuel Lizcano.

«Hace más de seis siglos, las personas que habitaban Vitoria, en un contexto en el que debían afrontar grandes riesgos y carencias en su vida cotidiana para sobrevivir, fueron capaces de autoorganizarse y constituir una comunidad vecinal -las vecindades vitorianas- con la que, sin la intervención ni dependencia de poder institucional alguno, hacer frente de forma colectiva y mediante el apoyo mutuo a los retos que esa supervivencia les planteaba.

Sin embargo, la historiografía no ha prestado atención suficiente a cuestiones básicas que se abordan en estas páginas: su repercusión en la vida de aquellas gentes, las razones que llevaron a su creación y, posteriormente, a su declive y desaparición.

Cuando el colectivo vecinal del Casco Viejo vitoriano denominado Egin Ayllu se planteó este libro, su objetivo no podía ser otro que fijar la mirada en diferentes culturas, tiempos y latitudes para ver hasta qué punto las formas de organización comunitaria han sido una constante en la Historia. Cada vez que las colectividades han tenido que hacer frente a sus necesidades y sueños han utilizado algo tan básico como el puro sentido común y las herramientas que le son más propias: la solidaridad, el trabajo y la fiesta compartidos.»

Egin Ayllu es un colectivo de personas del barrio al que la mayoría seguramente no conocerá por ese nombre, aunque llevan ya un tiempito currando en y para el barrio. Han impulsado movidas como la recuperación del frontón “Auzolana”; la organización de las fiestas alternativas del barrio “ZaharrazHarro”, o la recuperación/limpieza del espacio de la plaza de Etxauri….

Pero ¡cuidado!, cuando dicen que “las han impulsado” en ningún momento quieren decir que se deban sólo a Egin Ayllu. En los tres casos, Egin Ayllu lanzó una propuesta abierta a otras gentes y en las tres ocasiones tanto personas a nivel individual como algunos colectivos hicieron suyas también las propuestas y entre todas consiguieron hacerlas realidad.

Eso mismo pretenden ahora con el blog “la gente rula”; que aunque la iniciativa de ponerlo en marcha sea suya –les parecía que era una buena idea y por eso se han puesto a ella–, deje inmediatamente de identificarse con “el blog de Egin Ayllu” y pase a ser el blog de las gentes del barrio que lo hagan suyo impulsándolo, manteniéndolo, dándole vida y contenidos o simplemente visitándolo y leyéndolo. Y su ilusión es que lo hagan suyo principalmente las personas y los colectivos que no tienen oportunidad para crear o mantener su propio blog o página web.

Advertisements